viernes, 30 de noviembre de 2007

LA YEGUA


Un día Yamila estaba triste, había defraudado a su Amo Jaque, uno más de sus fracasos en el camino de sumisión, una piedra más en el lastre para no poder elevar su entrega hasta las manos de su Amo. La siguiente conversación que se entabló entre ambos fue tensa, imperceptiblemente punzante pero que arañaba al menor descuido. Jaque, conocía bien a su sumisa, sabía que si bien Él era quien la amonestaba, ella era peor juez para condenar actitudes propias, así que la hizo sentar y escuchar (Cosa harto difícil para ella).

¿Recuerdas el correo que me mandaste sobre la confección de una taza por el alfarero?
Pues te voy a contar una historia parecida y puesto que tu eres mi yegua, la historia versará sobre un equino, así puede que lo asimiles mejor.

Por las montañas de Irlanda, entre vastos prados verdes y húmedos, trotaban las yeguadas de los caballos irlandeses con su temperamento de sangre fría, dóciles e inteligentes, con buenas maneras, fuertes y vivaces. Su propietario estaba orgulloso de ellos, pero pensaba que algo faltaba en esa sangre, así que decidió comprar sementales de pura raza inglesa cuyo estilismo en su estampa mejorara los futuros ejemplares. Pasada la monta y el tiempo de la preñez salieron potros y potrancas, hermosos por sus patas finas y elegantes, sus crines largas y flexibles al viento, su trote distinguido y cadencioso, nada parecía faltar al cruce. Y altivo determinó que había logrado lo que perseguía.

Llegó el tiempo de la feria del condado, hasta allí llevo sus ejemplares, domados a fuerza de poder y autoridad. Se sabía que la yeguada de él era de las mejores, tendría buena venta esta temporada y no habría de gastar un solo penique en conseguir más sementales ni yeguas para enriquecer la raza conseguida. Pero he aquí que encontró una yegua árabe, tenía la inteligencia y viveza de las otras razas pero su lealtad y su afecto hacia el hombre, pues vio el cariño con que ella olisqueaba el cuello de su vendedor, no tenían parangón. Con la cabeza erguida, con la crin y la cola sueltas era la imagen de la perfección. Observó que se habían acercado diferentes postores, pero que habiéndose aproximado al propietario, intercambiando una breve conversación y luego a la yegua, ésta retranqueaba hacia el final de la corralada y el pretendiente se iba con aire ceñudo y enfadado.

Se acercó a su propietario y le dijo:
- Ponga precio a esa yegua.
A lo que respondió:
- El precio es alto, pero no es solo cuestión de dinero lo que limita su venta.
- ¿Cómo es eso? Las ventas solo tienen el valor de un precio.
- En esta venta, no. Yo la vendo… pero ella elige.
- Santo Dios, ¿dónde se ha visto semejante desatino? ¡Así le va en la venta!. Ya he visto que se le han ido varios compradores. Y …¿puede Vd. Decirme cómo elige ella?, preguntó incrédulo.

- Vd. Simplemente, dirijase a ella. NO hay más trampa en el regateo.

Miró directamente a los ojos brillantes y expectantes del animal, entrevió la energía y rapidez al tiempo que lealtad y cordial afecto y supo el por qué del alejamiento con los anteriores interesados. Era un ser que no solo requiere mando y firmeza, sino confianza y ternura.

Extendió su mano, palma arriba y sosteniendo la percepción de las pupilas sin avanzar hacia ella lo más mínimo le dijo dulce y quedo: ¡Ven!

Ella irguió las orejas ante el tono de voz dulce e imperioso, arqueo el cuello y tenso su pecho y del belfo inquieto salio un relincho desafiante y dudoso.

¡Ven aquí! Le dijo sonriente, con mirada sagaz y socarrona

Ella dio comienzo para acortar la distancia, terminando por acercar su hocico a la mano que la esperaba.

- Bien Señor, creo que la venta está decidida.
Ella ha determinado su nuevo propietario, pero sigo sin comprender.

-Sencillo caballero yo retiré sus recelos, sus defectos pulí, pero una yegua árabe se da, Señor. Nadie la doma por eso ella es quien elige. Entrega su proceso de sometimiento, no importa lo duro que sea, pero eso si, siempre y cuando confíe en quien la guía y comprenda que su Amo sabe cuándo, cómo y por qué del proceso. Y cuando éste finalice, ambos se miren a los ojos satisfechos diciéndose mutuamente:

- Esta es mi bella yegua árabe.
- Este es Mi Amo y Señor, mi Dueño.

¿Comprendes ahora, Yami?

Tú eres esa yegua altanera, tus errores no son tales. Tu único error es la falta de confianza. El saber que de mi mano nada has de temer. Conseguido eso, el resto está en manos de tu Dueño, nada es problema ni obstáculo. Déjame hacer que estés orgullosa de ti, déjame determinar a mi el tiempo, la forma y el momento.


Yamila{SF}

martes, 27 de noviembre de 2007

SIGNOS DE BDSM










SUTIL CASTIGO

video
video
video

lunes, 26 de noviembre de 2007

COMUNICACIÓN


Cuando los problemas surgen, todos nos quejamos de la otra parte, pero se nos olvida que también tenemos que mirar nuestro propio ombligo. Pararnos a pensar que también tenemos nuestra pequeña o gran parte de culpa de que algo haya salido mal.
Tanto en el mundo BDSM como en el otro muchos de estos disgustos nos los habríamos ahorrado si la comunicación hubiera sido fluida, si hubiera existido.

Cuando una cuerda se rompe es que se tensó demasiado. ¿Por qué nos arriesgamos a que esto suceda?
Cada vez que hay un problema, duda, o cualquier otra cosa deberíamos hablarlo con la otra parte, bien se sea por parte del AMO o por parte del sumiso, pero hablar, preguntar, escuchar, exponer aquello con lo que no se esta de acuerdo y los motivos, eso es lo mejor que se puede hacer para cimentar una buena relación.
De lo contrario no sería una relación Consensuada, sino autoritaria.

Muchas ocasiones hay en las que la sumisa o el sumiso confunden la entrega y el disfrute con el sufrimiento y aguante como algo normal en un una sumis@.
Eso no debería ser así, esta es un tipo de relación con doble sentido, no de una sola dirección. Es una relación de intercambio por ambas partes, en las que ambas partes han de disfrutar, no solamente una.

Ni el Am@ es adivin@ ni tampoco lo es el sumi@ y muchas veces damos por hecho que saben leer nuestros pensamientos, o leer correctamente nuestros gestos.
Hay quienes si se dan cuenta pero hacen que no lo ven y disfrutan ellos únicamente (para mi me guardo como los califico) y hay quienes por otro lado no lo ven ya que el misma sumis@ disimulan para no enojar, y con el tiempo eso pasa factura, termina aflorando y siendo mucho más difícil de solventar el problema.

Por sentarse tranquilamente a hablar y decir lo que se siente, los temores, lo que desagrada ni se falta al respeto al Am@ ni se es menos Am@.

Todos nos encontramos en momentos que nos da miedo, que no sabremos si gustará o no. Ese miedo se va con el dialogo y al irse ese miedo llega algo mucho mas satisfactorio confianza, conocimiento, seguridad.

Muchas relaciones se van al traste por falta de dialogo y es una pena, ya que cuesta demasiado esfuerzo, tiempo y cariño en hacer evolucionar esa relación, en hacerla “única”.

Querer es poder y nunca es tarde para sentarse a hablar, tan solo tenemos que poner lo mejor de ambas parte.


Libertad


domingo, 25 de noviembre de 2007

MUY APLICADA

video

sábado, 24 de noviembre de 2007

VIDEO

video

IMAGENES











viernes, 23 de noviembre de 2007

LOS COMIENZOS


Los comienzos nunca fueron fáciles.

Hoy me veo mirando hacia atrás y comparando cuanto trabajo, dificultad y tiempo me llevaron aprender muchas cosas y hoy cuando ya las creía superadas, bien aprendidas me doy cuenta lo difícil que resulta aprender.

Y más cuando se ha de volver a hacer, a recorrer ciertos caminos que ya una vez anduve.

Un libro con las paginas en blanco es difícil de enfrentarse a el y llenarlo, pero es más difícil borrar y hacer añadidos, notas aclaratorias, sin dejar ningún borrón ni mancha en tan lindo papel.

Hoy me encuentro haciendo sitio entre esas paginas para muchas o pocas lecciones de la vida.

Hacerlo de un modo limpio, bello y seguro no es fácil, para nada en absoluto.

Ese es mi reto del día a día.

No olvidar lo aprendido pero si ampliarlo

No comparar lo anterior y lo nuevo

Siempre hay un antes y un después, y siempre queda huella del antes y del después.

LIBRE Y CAUTIVA

Es el resultado de un aprendizaje anterior, aprender a crecer en todos los aspectos, aprender a ser libre y ahora un regreso a una cierta cautividad pero continuando siendo libre

Por eso soy libre y cautiva.


A los que no se cansan de dar Amor

Jamás me cansaré de ti
Jamás te dejaré de amar
Te quiero tanto corazón
Y bien lo sabes tu mi amor
Que nunca yo me cansaré De amarte así.
Jamás me cansaré de ti
Jamás podré decirte adiós
Porque un adiós jamás se da A un amor cuando en verdad
Se ama tanto como yo te amo a ti.
Amar es amar Amar es amor
Que bello es amar así
Es amor Es amor decir de corazón a corazón.
Jamás me cansaré de ti
Jamás te dejaré de amar
Porque un adiós jamás se da
A un amor cuando en verdad
Se ama tanto
Como yo te amo a ti.